Compresor a correa, una excelente opción

Resultado de imagen para compresores imagenes libres

Si necesita realizar un trabajo en su hogar o en su empresa y este trabajo no amerita una gran cantidad de presión de aire, o desea manipular alguna herramienta sencilla que necesita del fluido de aire a presión, pues el compresor a correa es la mejor opción.

Todos sabemos que para poder realizar cualquier tipo de trabajo debemos tener las herramientas adecuadas que nos permitan un resultado óptimo y pulcro en la terminación, nuestra reputación comercial depende de ello. Pues bien es muy importante conocer la gama de compresores que ofrece el mercado en la actualidad ya que hay un modelo para cada exigencia de trabajo.

Podemos clasificar los diferentes tipos de compresores en:

  • Compresor a correa o llamado también compresor a pistón.
  • Compresor a tornillo.
  • Compresor sin aceite o también llamados de cárter seco.
  • Compresor con motor a explosión..

Y estos compresores se diferencian entre sí dependiendo del proceso que cada uno utiliza para generar aire o gas de manera continua.

Si bien es cierto que en la actualidad, con el avance de la tecnología y los procedimientos, buscamos la forma de optimizar el tiempo de las horas/hombre de trabajo, también buscamos las formas de brindarle mayor seguridad para el operador al momento de manejar la maquinaria, y allí es donde se destaca el compresor a correa porque a pesar de tener un tamaño grande. en la mayoría de los modelos, es muy fácil de manipular. Quizás la desventaja más significativa es la cantidad de ruido y movimiento vibratorio que produce un compresor a correa, en muchos de los casos ha habido la necesidad de colocarlos en cuartos separados y encerrados e incluso se han tenido que instalar fuera del local para poder aislar el ruido y las vibraciones que produce.

El compresor a correa tiene un proceso básico muy sencillo que consiste simplemente en obtener el aire a través de una válvula (llenando el interior de la cámara) para después comprimirlo y aumentar su temperatura teniendo como resultado la transformación de esa temperatura en energía mecánica que es transmitida a través de una correa (de allí su nombre)

Haciendo un poco de historia la inversión del compresor de aire data del año 1500 Después de Cristo y consistía en una bolsa hecha de material flexible (generalmente pieles de animales) en donde se retenía el aire para después aplastar esa bolsa y así poder mantener las altas temperaturas. Hoy día el modelo de este compresor de aire ha cambiado, afortunadamente, lo que permite poder tener de manera más accesible la maquinaria necesaria para trabajar con altas temperaturas y altos niveles de presión.

Si usted es el propietario de un taller mecánico, auto lavado, o se dedica a la pintura, área de limpieza o entretenimiento y requiere del manejo específico de herramientas que necesiten presión de aire o fluido constante de gas, el compresor a correa es la opción más fácil de manejar, rentable, segura y efectiva para su actividad comercial, y a la larga será una gran inversión porque elegir la herramienta adecuada es de vital importancia..

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *